Home » Ideas & Consejos » Los secretos de un buen inversor

Los secretos de un buen inversor

“En los negocios se gana al ENTRAR y no al SALIR”

“Si no sabe como SALIR antes de ENTRAR, no es una inversión, es una
apuesta.”

Pedro compra una casa a precio de mercado… la mantiene unos años y el sector inmobiliario aumenta el valor de las propiedades… Pedro vende la casa y logra una ganancia interesante. Pedro tuvo suerte e hizo un buen negocio.

Jacinto, con mucho ingenio, búsqueda y paciencia, compra una casa por el 70% de su valor de mercado… sea que la venda ya o que espere que el sector inmobiliario mejore sus cotizaciones ha ganado MAS QUE PEDRO.

Incluso gana si el mercado inmobiliario no mejora sus precios en relación a los actuales y hasta si baja !!

Este es el secreto de los negocios… ganar ANTES de entrar.

En las primeras etapas, el único factor en el que un inversor principiante se puede fijar es el PRECIO.

En etapas posteriores, muchos negocios que no tienen diferencia en los precios, presentarán sin embargo otro tipo de ventajas (impositivas, apalancamiento financiero, etc.).

De allí que las inversiones deben ser cuidadosamente planificadas, para asegurarse, en la medida de lo posible, que existe un beneficio que NO DEPENDE de que el mercado mejore o que luego se haga una buena operación al momento de salir del negocio.

La ventaja del inversor, en relación al comprador corriente, es que realiza su actividad profesionalmente y no está apremiado por el tiempo.

Una persona corriente compra una casa o un auto para su uso personal. Si bien busca el mejor precio posible no tiene el tiempo ni la paciencia –ni el conocimiento- para buscar verdaderos negocios. Su objetivo es USAR dicho bien y no hacer un negocio con el mismo.

El inversor en cambio, cuenta con el tiempo a su favor. No compra una casa porque le gusta la cocina o sueña con ver a sus hijos correr en “ese” jardín de ensueños… compra la casa si sabe fehacientemente que su precio constituye una oportunidad real.

Puede darse el lujo de ver decenas de casas buscando una oportunidad, hacer ofertas, acudir a remates judiciales, negociar hipotecas y enfrentar una gran cantidad de situaciones que la persona que “busca casa porque va a casarse el mes que viene” no puede atender.

La Salida:

A veces es más sencillo tener en claro “la entrada” que “la salida”, pero este es un punto tanto o más importante que el anterior.

En los mercados fluidos o líquidos la salida es tan sencilla que allí no está el secreto del negocio.

Por ejemplo: las principales acciones en la bolsa –o los bonos, o las cuota-partes de Fondos de Inversión- se compran y venden fluidamente y lo mismo ocurre con las divisas (dólar, euro).

Otros mercados no son tan veloces o fluidos, pero en la mayoría de los países tienen una dinámica adecuada para entrar y salir. Es el caso de automóviles, inmuebles y los commodities (acero, trigo, oro, telas, cueros, carne, etc.).

Pero, otro tipo de inversiones son más complejas a la hora de salir. Si invierte para lanzar un restaurante o una farmacia, “salirse” de ese negocio recuperando su capital y sus ganancias, puede ser un poco más complejo en caso que no lo haya previsto adecuadamente ANTES de entrar.

Mientras que muchos lo ayudarán a encontrar oportunidades para “entrar” en casi cualquier negocio –tal como vimos en el punto anterior-, no tendrá tanta ayuda para “salir”. Quizás las mejores habilidades que debería desarrollar para ser un buen inversor sean éstas, las de salida.

Dado que las habilidades de inversión bursátil son más complejas no las usaremos para los ejemplos en esta etapa (las veremos más adelante) y más bien nos concentraremos en los modelos de negocios más habituales que realizará como inversor en los primeros momentos.

Por Dr. Marcelo Perazolo

Vía: En Plenitud



Artículos relacionados:

Dejar un Comentario

Un sitio de ONLIC