Home » Ideas & Consejos » El mentoring, aprendizaje con respaldo

El mentoring, aprendizaje con respaldo

El mentoring


El mentoring consiste en el aprendizaje en un entorno guiado y con el respaldo necesario en un proceso sistemático en que los participante en él aprenden mientras son ellos los principales responsables de su propio aprendizaje.


El término mentoring procede de la antigua Grecia, cuando Ulises eligió a Mentor para guiar a su hijo mientras se encontraba fuera realizando sus famosos viajes épicos. Lo selecciono para que aconsejara y apoyase a su hijo mientras se encontraba fuera, haciendo uso de su sensibilidad y sabiduría.

El mentoring en la empresa se convierte en algo muy importante para guiar a un profesional en su propio aprendizaje, ya que en este caso el mentor ayuda al profesional a desarrollar las capacidades más importantes que se pretenden alcanzar a nivel profesional. Esto servirá para que la persona crezca a nivel personal y profesional para alcanzar los objetivos de la empresa.


Algunas de las cuestiones que más se trabajan en el mentoring son la adaptación a los cambios, el liderazgo de equipos, la resolución de problemas, nuevas capacidades no explotadas lo suficiente en la persona. El mentoring se basa principalmente en los logros y desarrollo personal del individuo para lograr los objetivos que se pretenden. Este proceso debe ser personalizado, planificado, pero además ser adaptable y flexible.


En el mentoring, el mentor da lo máximo de sí para la otra persona, ya que dedica un gran esfuerzo, comparte conocimientos con el profesional y le dedica su tiempo para conseguir su crecimiento y desarrollar los potenciales. Se compromete con el profesional, por eso mismo es un proceso de aprendizaje que va más allá del aprendizaje convencional.


Un buen mentor escucha al profesional dejando que hable en la mayor parte del tiempo y logre su propio proceso de aprendizaje, de manera que sólo guiará el aprendizaje mediante lo lleve el alumno, además se encargará de hacer preguntas  y conseguir diálogo con la persona para que esta consiga enfocar las cosas tal como son y desde distintas perspectivas, buscando su propio camino del conocimiento. El mentor no obliga, no presiona, deja que sea el profesional el que tome la responsabilidad de las cosas, aunque está ahí para poder guiarle cuando sea necesario.


En muchas empresas, el mentor suele ser una persona con más experiencia y conocimientos que el trabajador que le enseña cómo hacer el trabajo y le va guiando en el proceso de aprendizaje, siendo en muchas ocasiones una opción de la persona con más experiencia que realiza esta tarea de manera altruista. Lo puede hacer también una persona de la empresa con competencias y experiencia por propia petición de la empresa para lograr alcanzar los objetivos que se pretenden.


Pero por encima de todo hay algo que tenemos que tener en cuenta, y es que el mentoring no es enseñar sino “enseñar a aprender”.


Vía | gestion.org




Artículos relacionados:

Dejar un Comentario

Un sitio de ONLIC